Cake de dátiles y jengibre

Puro sabor oriental y mucha dulzura natural, junto al toque elegante y fresco del jengibre, hacen de este postre un recetón que pronto se convertirá en un básico de tu cocina. Sobre todo, si lo acompañas con un buen té.

  • Ingredientes para 4 personas: 200g de mantequilla, 140g de dátiles sin hueso, 400ml de leche evaporada, 100g de azúcar moreno, 225g de harina de repostería, jengibre molido, 1 gasificante de repostería (sobre morado y sobre blanco), 8g de bicarbonato sódico, 5ml de zumo de limón, 2 huevos grandes y 5g de mantequilla para engrasar el molde.

  • Elaboración: Precalentamos el horno a 160 grados con calor por arriba y abajo. Engrasamos un molde de cake de 22 centímetros de longitud o para 900 gramos de masa, con la nuez de mantequilla. Reservamos. En un cazo ponemos los dátiles picaditos, la leche evaporada, y el azúcar moreno y llevamos toda la mezcla a hervir. Cocinamos todo junto durante cinco minutos y dejamos que se enfríe. En un bol de una batidora ponemos la harina, el jengibre en polvo, el jengibre confitado si lo queremos añadir, los sobres de gasificantes o en su defecto el bicarbonato, y la mantequilla en dados pequeños y mezclamos todo bien hasta que se formen como una especie de arena gruesa, proceso que también podemos hacer con las manos como si frotásemos si no tenemos batidora. Añadimos la mezcla de dátiles y leche, le añadimos el huevo batido y mezclamos. Vertemos en el molde y horneamos durante 1 hora. Comprobamos que esté cocido y si no es así, lo dejamos 15 minutos más.